Supervisión

La supervisión sexológica, desde un enfoque horizontal, tiene como fin crear una red interprofesional donde potenciar nuestras habilidades, las buenas prácticas y la calidad y eficacia de las intervenciones.

Es un espacio para poder hablar, reflexionar y encontrar respaldo en relación al ejercicio profesional. Al compartir, se produce una apertura a nuevas experiencias, interrogantes, conflictos y a un aprendizaje continuo.

Se trata de debatir sobre los propios modos de intervención y sobre sus consecuencias pudiendo explorar otras formas de proceder desde la comprensión y el apoyo grupal.